Técnicas para darle valor a tu cliente

El consumidor es el principal eje por donde las empresas circulan, si no les das ese valor necesario a tu cliente entonces estás perdiendo el éxito de tu negocio. Procura darle la importancia que ellos necesitan dentro de tu organización, entérate de qué manera puedes hacerlo.

Para darle valor al cliente, debes saber sus preferencias y de acuerdo a aquello, comenzar a trazar los objetivos de la empresa. ‘’Es importante conocer al público objetivo al cual está dirigido el producto, pues su oportuna recepción en el mercado dependerá en gran medida de cuánto conozcamos al consumidor. En nuestro caso, muchos clientes han solicitado nuevos tipos de productos e incluso han sugerido ampliar las líneas de producto que tenemos actualmente’’, indica Cesar Arroyo, gerente general de la compañía La Despensa de Rex, especialistas en nutrición natural para canes.

Imaginémonos que un emprendedor tenga un puesto pequeño de hamburguesas y vende este producto a lo largo de los años. Tiene una clientela ganada, pero su principal error es que añade los mismos ingredientes y realiza el mismo procedimiento día tras día. ¿No crees que la falta de innovación pueda afectar a su clientela y por ende disminuir?

Si te encuentras en el mismo caso, debes preguntarte si es momento de cambiar parte del modelo de negocio para poder retomar el posicionamiento que tuviste en épocas pasadas. El reinventarse no debe perjudicar tus ingresos y egresos. Todo lo contrario. Potenciar el valor económico es una señal de que se está manejando bien todo el proceso.

Genera flexibilidad en tu empresa

No debes temer al momento de generar un cambio por más que el negocio ya estableció una idea de trabajo por años. Analiza qué es lo que el cliente no le agrada, si tu equipo no está preparado para moverse no tendrás resultados. La estructura de la organización deberá estar dispuesta a realizar diversas facetas.

Descarta todo lo que no te sirve

Al momento de hacer los cambios dentro de tu empresa, debes descifrar cual es el valor innecesario (desperdicios) que tiene cada área de la organización. El consumidor no pagará por los problemas internos, por eso asegúrate de cambiarlos. El reparto de capital a cada sector del negocio tiene que darte el indicador, como parte de un plan estratégico, de quién está distribuyendo mejor el buen uso de ello.  Hacer esperar a tu cliente, como en la entrega de productos o retraso de información, son algunos de los síntomas que debes alejar de tu empresa o reestructurar en la organización, porque no le trae valor a tu cliente. Eso refleja la imagen que deseas transmitir a tu público objetivo.

Proceso desde adentro hacia afuera

El camino debe ser externo, es decir estar dirigido a los públicos de interés. Lo procesos de cambio empresarial siempre se mantuvieron hacia adentro, labor que se realizaba en los años 80’s y 90’s. Eso ya no funciona. Los tiempos han cambiado y los clientes esperan respuestas rápidas y de buena calidad. Lo mejor que puede ocurrir en la organización es cuando los gerentes, equipos, talentos y todo el personal cambian al servicio del cliente de una forma veloz y productiva. ‘’Siempre sucede que las ideas que parecen buenas, en la cancha no se aterrizan como uno piensa. He tenido momentos que me han sucedido, pero más pienso que es un mal manejo interno, esto cambiaría si el equipo mueve mejor la buena conducción del producto’’, comenta Katux Soreyra, gerente general de la empresa de indumentaria Emergencynow.


Compartir